Estás en: Gobiernos Digitales




Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Estados Unidos anuncia redes 5G comerciales, para el segundo semestre de 2018. Verizon realiza alianzas con Ericsson y Samsung para proveer infraestructura de red.

2017 finalizó con el anuncio del primer estandar NR 5G; red de radio de quinta generación anclada en un core LTE. Los operadores norteamericanos se preparan para desplegarla en sus redes la segunda mitad de 2018; unos meses antes de lo que la industria de las telecomunicaciones pronosticó.

Días antes del anuncio formal del 3GPP, Ericsson se aseguraba dos contratos para desplegar equipamiento “5G-ready” en Estados Unidos y Alemania. La compañía había realizado acuerdos con Verizon y DT para el despliegue de equipamiento pre5G.

En el primer caso, Verizon acordó el uso de equipamiento pre-standard 5G para su red core y de radio. El plan, aseguraba, era lanzar la nueva tecnología móvil “en la segunda mitad de 2018”.

Ahora, otro proveedor nombra a Verizon como comprador de su solución para 5G. Se trata de Samsung, que afirmó haber sido elegido por el operador para el despliegue de una red de banda ancha fija inalámbrica (FWA) con tecnología 5G. El lanzamiento comercial del servicio se realizará en Sacramento, California, durante la segunda mitad de 2018.

Samsung proveerá a Verizon con routers comerciales para casa de cliente (CPEs), unidades de radio (RAN) —que incluyen una estación base y elementos virtualizado— y servicios de planificación de la red. Las compañías ya venían trabajando en conjunto en pruebas de 5G en siete mercados de los Estados Unidos.

Para finales de 2018 también se espera el lanzamiento comercial de 5G por parte de AT&T, que ya anunció planes para lanzar el servicio en 12 mercados de los Estados unidos. La compañía asegura que utilizará equipamiento y tecnología basada en los estándares 5G del 3GPP, aunque no menciona todavía proveedores para hardware, chipsets y dispositivos.

El plan inicial es similar al de Verizon: ofrecer el servicio al consumidor a través de una red de banda ancha ultrarrápida. La compañía ya ofrece un servicio fijo inalámbrico de alta velocidad (FWA) a más de 440.000 localidades de 18 sitios rurales, a través del fondo de conectividad de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC). La meta es alcanzar 1,1 millón de localidades para finales de 2020 con FWA.

Sin embargo, AT&T ya sabe que no es en el consumidor final dónde estará el dinero y, en este sentido, comenzará a realizar pruebas de la tecnología 5G este mismo año con “empresas de todos los tamaños”. El objetivo —implícito— es ayudar a las compañías a entender cómo la 5G puede aportar valor a sus negocios para la “la transformación de sus operaciones de negocio y la creación nuevas experiencias para sus usuarios”.

En paralelo a la inversión en 5G, AT&T asegura estar revisando el uso de tecnología de computación en el borde de la red (Edge computing), que será una de las claves de las futuras redes 5G.

Adicionalmente, el operador recordó que ha sido el primero en lanzar LTE-LAA en algunas áreas metropolitanas, con planes de sumar otros mercados durante este año. Además, ha lanzado en 23 ciudades la evolución de 4G —que curiosamente AT&T optó en llamarlo comercialmente 5G Evolution—, con expectativa de seguir sumando nuevas zonas para 2018.