Estás en: Fintech y Banca Digital




Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

 

Este mes, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) recomendó a la presidenta Michelle Bachelet, a través del ministerio de Hacienda, realizar modificaciones para ampliar las opciones de pago con tarjeta y así acabar con el monopolio de Transbank.

En noviembre de 2015, la Fiscalía Nacional Económica (FNE) solicitó al TDLC que propusiera un cambio en esta materia, ya que consideró que el monopolio de Transbank ha perjudicado al comercio y consumidores que, desde 1991, han debido aceptar los términos de un solo actor.

La Fiscalía Nacional Económica solicitó al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia proponer cambios legislativos en el sistema de pago con tarjetas bancarias, y terminar con el monopolio de Transbank.

Esto se ha traducido en productos más caros, debido al traspaso a precios -que el 80 por ciento del comercio realiza- para amortiguar las comisiones cobradas por Transbank. También, en problemas de cobertura y deficiencia del servicio.

El TDLC recomendó la dictación o la modificación de los preceptos legales o reglamentarios necesarios para fomentar la competencia en la industria de medios de pago con tarjetas.

Dentro del texto se recomienda “prohibir la actuación conjunta de los bancos emisores en la adquirencia”. Es decir, los bancos deberán actuar de forma independiente al momento de afiliar nuevos comercios al sistema.

Según un experto en el tema, esto implicará que el negocio de Transbank se tendrá que dividir, ya que hoy la firma tiene dos roles, el de adquiriente y operador, precisamente en el corazón donde apunta la propuesta.

Mientras el operador es quien proporciona al emisor el soporte informático y tecnológico que permite manejar, capturar y aceptar electrónicamente las transacciones realizadas con tarjetas, el rol de adquiriente es el que tendrá más cambios. Esto último porque es el que se encarga de afiliar establecimientos comerciales al sistema de tarjetas y se obliga a pagar al comercio las transacciones efectuadas por los consumidores con los plásticos.

“Resulta indispensable que se impida a la banca seguir actuando conjuntamente de cara a los comercios en lo que concierne a la adquirencia. No existe razón económica alguna que justifique que en pleno siglo XXI, los bancos sigan actuando como un solo actor, fijando de común acuerdo las tarifas a los comercios. Las condiciones están plenamente dadas para que los bancos compitan entre sí y ése debiera ser el norte de cualquier legislación que se dicte sobre la materia”, destacó el Fiscal Ybar.

Asimismo, agrega que la importancia de crear un mercado más competitivo para los locales con pago con tarjeta, es que el precio final de retail es asumido por los consumidores.

Actualmente Transbank la conforman 13 bancos, donde el Chile y Santander son los con mayor participación accionaria, con 26,1 % y 25% respectivamente, por eso con la recomendación del TDLC se incita a la creación de nuevos actores.