Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

La tecnología móvil (5G) En la actualidad, la velocidad de transmisión del 4G LTE llega hasta el gigabit por segundo. Eso significa que se tarda en torno a una hora en descargar una película relativamente corta en HD. El problema es que la gente rara vez experimenta la velocidad máxima de 4G porque la señal puede ser alterada por edificios, microondas, otras señales de WI-FI.

El 5G aumentará la velocidad de descarga hasta 10 gigabits por segundo. Eso significa que una película entera en HD puede ser descargada en cuestión de segundos. También reducirá la latencia de manera significativa (ofreciendo por tanto tiempos de carga menores). Permitirá, en resumen, darle a la red las necesidades de conectividad que requiere para alimentar cientos de miles de dispositivos conectados en hogares y lugares de trabajo.

De modo similar al 4G y al 3G antes que este, el 5G es un tipo de conexión inalámbrica diseñado para mantenerse al día con la proliferación de dispositivos móviles conectados a internet y sus necesidades. Ya no es sólo tu teléfono y tu ordenador. Productos de domótica, cerraduras, cámaras de seguridad, coches, wearables, collares de perro... la lista es inmensa. Gartner predice que 20,8 mil millones de dispositivos estarán conectados a internet para 2020. Por comparar, ahora mismo hay unos 6,4 mil millones de dispositivos conectados en el mundo. Van a llegar muchos más, muy rápido.

La “G” en 5G significa “Generación”. La tecnología inalámbrica para teléfonos técnicamente comenzó con el 1G y, al comienzo de los años 90, se expandió al 2G cuando las compañías comenzaron a habilitar que la gente enviase SMS entre dos dispositivos.

Más adelante, el mundo conocería el 3G, que dio a las personas la capacidad de realizar llamadas, enviar mensajes de texto y navegar por internet. El 4G mejoró muchas de esas posibilidades que habilitó el 3G, pero a más velocidad.

Las compañías añadieron entonces el LTE (Long Term Evolution, evolución a largo plazo en español) a la tecnología 4G. El LTE se convirtió en la modalidad de 4G más consistente y más rápida, compitiendo contra otras tecnologías como WiMax. La diferencia entre WiMax y LTE es similar a las diferencias entre BluRay y HD DVD: ambas tienen prestaciones similares, pero era importante crear un estándar que todo el mundo pudiese usar. Eso es lo que consiguió el LTE, y provocó además que la tecnología 4G fuese aún más rápida.

El avance de la tecnología para la trasmisión inalámbrica de datos y la futura adopción de la Tecnología 5G tendrán un impacto profundo en el Internet de las Cosas, un término muy utilizado últimamente en el mundo de la tecnología y que se refiere de la conectividad de prácticamente cualquier dispositivo que va desde un Smartphone, automóviles que se manejan solos y sensores digeribles. Una vez que todos nuestros dispositivos tengan conectividad, esperaremos que todos nuestros dispositivos se puedan comunicar de forma inmediata y fluida. A medida que más dispositivos tengan conectividad, la exigencia en las redes inalámbricas para soportar tal cantidad de datos alcanzara máximos jamás antes vistos.

Ericsson, compañía especializada en telecomunicaciones y que actualmente se encuentra desarrollando tecnología 5G estima que tendrá un Sistema 5G listo para el 2020 En una prueba de laboratorio llevada a cabo el año pasado, Ericsson alcanzo la marca de 5 Gigabits por segundo en una transmisión inalámbrica, aunque las condiciones en los laboratorios, por lo general, son más cercanas a las ideales que las condiciones que se encuentran en la vida real.

En 5G, cada red será responsable del manejo fácil de la movilidad, mientras que el terminal hará que la elección final entre los diferentes proveedores de servicios inalámbricos / teléfonos de red de acceso para un servicio dado.

Hay dos puntos importantes en el 5G que harán que esta generación sea la de las maquinas. Por un lado, las velocidades de las que hemos hablado antes no son velocidades que se repartirán entre los dispositivos conectados a una misma antena, sino que las estaciones bases serán capaces de dar dichas velocidades a cada terminal conectado, reduciendo los habituales problemas que se dan en grandes aglomeraciones.

Pensamos en aglomeraciones de personas con sus móviles, pero con el crecimiento de dispositivos conectados que veremos de aquí a 2020 (coches, wearables, ropa y a saber qué otras cosas que hoy ni nos imaginaríamos) los móviles solo representarán una pequeña parte de los aparatos conectados a las antenas.

El otro punto que hace del 5G la generación de las maquinas será su capacidad de trabajar con distintos tipos y generaciones de redes.

Serán capaces de cambiar de red (hacía otras redes móviles, wifi u otro tipo de redes) sin que el usuario perciba ese cambio e instantáneamente.

 

La fecha esperada para la tercera revolución de las comunicaciones móviles es el año 2020. “La evolución necesaria de las redes móviles está llevándose a cabo en este momento y culminará en 2020 con la estandarización y puesta en marcha de las primeras redes de 5ta. generación.

Varios Expertos destacaron también que otro de los sectores que podrá beneficiarse de estas tecnologías será el de la salud, con sensores médicos que podamos llevar cualquiera de nosotros y que se comunicarán entre sí y con la red de forma segura, rápida y fiable.

Estos sensores serán tanto aquellos que resulten de la evolución de las actuales tecnologías ‘wearables’ (ponibles) usados esencialmente por deportistas, como de la nueva generación de dispositivos implantables.