Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Soluciones digitales como el CX-commerce de Oracle complementan el funcionamiento efectivo de esta nueva corriente de mercado, la cual, con foco en la experiencia del usuario, podría impulsar a muchas empresas a cambiar sus modelos de negocios

Durante las últimas dos décadas, la posibilidad de realizar compras a través de internet se fue convirtiendo en una de las formas preferidas de las personas para adquirir nuevos productos, dejando de lado la clásica compra presencial a la que estábamos acostumbrados.

Con los años, el comercio electrónico o ecommerce se fue fortaleciendo, ayudado aún más por la modernización y la mejora de las diferentes plataformas de compra y venta de cada compañía.

Así como en su tiempo esta fue la tendencia, actualmente comienza a aparecer una nueva, conocida como el comercio digital, la cual plantea una nueva forma de encarar el negocio, donde el proceso no consiste en solo comprar y vender un producto, sino en integrar y entregarle todas las facilidades a los clientes.

De hecho, el comercio digital es una manera más integral de hacer negocios en línea, lo que permite a las empresas generar demanda, controlar la cadena de suministros y acceder a la información correspondiente, para analizar cómo mejorar e integrar sus esfuerzos de marketing.

Con un canal de estas características, las personas se sienten más cómodas, pudiendo hacer compras aún más grandes y complejas. En solo unos años, se generarán 11 billones de dólares a partir de canales digitales y, de hecho, se espera que las ventas en línea B2B (Business to Business) superen las ventas B2C (Business to Consumer).

No dejes de leer - Finanzas modernas: ¿Cómo estar bien preparados?

El período de pandemia no ha sido la excepción, y, por ejemplo, según información publicada por emarketer.com, en Estados Unidos, el comercio en línea aumentó en más del 30%, números fortalecidos por las consecuencias del coronavirus, como el tener que quedarse en casa y otros factores.

La política de los nuevos usuarios

Cada vez más, las personas realizan investigaciones independientes en línea a la hora de comprar, buscando la forma más cómoda de encontrar sus productos de interés. De esta forma, los clientes evitan a los equipos de venta de las empresas, los cuales muchas veces se caracterizan por entregar de manera repetida las mismas ofertas.

Ante esta realidad, ¿cuál es la clave para que el modelo de negocios de una compañía funcione de manera efectiva en el comercio digital y logre así atraer a la gente?

La clave está en tratar de proporcionar una experiencia de compra del tipo autoservicio en línea, donde el primer paso lógico es que haya un “elemento humano” en un punto determinado del proceso, ya sea transferir datos entre sistemas, cotizar manualmente, fijar precios, confirmar el inventario, tratar con excepciones o solicitar (y esperar) aprobaciones.

Logrando esto, una empresa puede evaluar puntos como: vender en forma eficaz (satisfacer a más compradores de diversas maneras), efectiva (garantizar que cada pedido sea preciso y aumente las oportunidades) y diferenciada (explorar nuevos modelos de ventas con el mínimo esfuerzo).

Qué incorporar para adaptarse al comercio digital

Otro punto importante a considerar por parte de las empresas son los modelos de suscripción dentro de las plataformas, ya que permiten disfrutar de entregas de productos o servicios recurrentes, por una tarifa continua, una modalidad del tipo “configurar y despreocuparse” que es muy atractiva para los compradores actuales.

El éxito de este sistema se ve reflejado en el mercado, donde las suscripciones en línea se han duplicado con creces en los últimos 5 años. Además, las compañías que adoptan los precios de suscripción pueden extender su alcance hacia nuevas personas.

Para 2023, el 75% de las organizaciones que venden directamente a los consumidores ofrecerán servicios de suscripción.

Estos modelos compatibles permiten que una empresa le haga un seguimiento al comportamiento de sus clientes, comprendiendo así sus hábitos de compra, entre otras conductas.

Para complementar el mercado en línea

El comercio digital no puede sobrevivir sin una buena logística, por lo que se vuelve fundamental potenciar esta área dentro del funcionamiento de una empresa.

Las soluciones digitales son siempre una opción para facilitar el trámite de compra de los usuarios. Un ejemplo de esto es la integración de CX-commerce con Oracle ERP (Enterprise Resource Planning), los cuales, combinados, permiten que las compras de los usuarios lleguen finalmente a las manos del cliente.

Su trabajo en conjunto, también entrega la posibilidad de que una compañía pueda, ver y acceder, por ejemplo, al inventario y el estado de los pedidos más recientes, al mismo tiempo que realizan un seguimiento de los envíos utilizando los números de lote/serie u otros indicadores, lo cual reduce los costos operativos y mejora la experiencia del usuario en línea.

Además, le dan la posibilidad a una empresa de poder ofrecer precios de suscripción, licencias recurrentes, acuerdos de soporte o soluciones modulares, a través de una tienda en línea.

Estas son algunas de las opciones que, al complementarse, pueden potenciar el comercial digital de una empresa, el cual, con el paso de los años, se irá fortaleciendo y, tarde o temprano, obligará a las compañías a adoptar estas nuevas estrategias, las que se actualizan constantemente con un solo fin: facilitar aún más el proceso de compra de todos los usuarios.

También te puede interesar: Oracle abre su primera Región Cloud en Chile