Estás en: Fintech y Banca Digital

MasterCard anunció que sus tarjetas de crédito y débito dejarán de tener banda magnética, para dar paso a las tarjetas del futuro con el uso de tecnología para el reconocimiento biométrico

El auge de la era digital y de los criptoactivos, han sido uno de los factores del declive de los sistemas de bandas magnéticas los cuales serán sustituidos próximamente por la tecnología biométrica que se abre paso para consolidarse en el futuro de la seguridad.

Ante la nueva normalidad post pandemia donde cada vez más se están familiarizando los pagos biométricos y sin contacto “contactless”, la compañía explica que combinará tecnología de chip con huellas dactilares “para verificar de manera conveniente y segura la identidad del titular de la tarjeta para compras en tiendas físicas».

No dejes de ver: El eCommerce llegó para quedarse y reactivar la economía en post pandemia – Entrevista con Directora de Soluciones Digitales de Mastercard

¿Cómo funciona?

Su funcionamiento consiste en  el uso de la tecnología de identificación por radiofrecuencia, donde se aproxima la tarjeta con chip al sensor para que la huella dactilar sea captada por el escáner biométrico que compara lo ingresado con la plantilla digital almacenada previamente por el titular.

Este sistema por su naturaleza ofrece otra capa de seguridad donde los datos del portador no pueden verse en ningún momento siendo custodiados por el propio usuario.

La entidad financiera indicó que actualmente al menos un 86% de las transacciones con tarjetas usan el método del chip, y estima que al menos el 92% de las personas aumenten o mantengan el uso de sus tarjetas si la banda magnética ya no estuviera.

Para Ajay Bhalla, presidente del negocio de Ciberinteligencia de Mastercard, “es hora de adoptar plenamente estas capacidades, las mejores de su clase, que garantizan que los consumidores puedan pagar de forma sencilla, rápida y con tranquilidad”.

Mastercard informó que a partir de 2024 comenzará a aplicarse la tecnología de manera progresiva por un lapso estimado de diez años, y apuntan que para el 2033 se convierta en la primera red de pagos en eliminarla.

De acuerdo a lo planificado, la primera región que dejará de usar las bandas magnéticas será Europa, seguida por Estados Unidos en 2027.