Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

La Informática de Nube ha tomado un lugar central en las organizaciones, permitiendo la proliferación de negocios globalizados y escalables. Para las empresas que comienzan en el mundo Cloud las posibilidades pueden parecer abrumadoras. Te presentamos los 3 tipos de nube más utilizadas para que puedas seleccionar la que se adapte mejor a las necesidades de tu empresa: Nube Pública, Privada e Híbrida.

¿Qué es una nube pública?

Las nubes públicas son la forma más común de implementar la Informática de Nube. Es ampliamente recomendada para empresas que comienzan con su infraestructura Cloud.

Los recursos Cloud (servidores y almacenamiento) son propiedad de un proveedor de servicios en la nube, que los administra y ofrece a través de Internet. Con una nube pública, todo el hardware, software y otros componentes de la infraestructura subyacente son propiedad del proveedor de nube, quién también los administra.

En una nube pública, compartimos el mismo hardware, almacenamiento y dispositivos de red con otras organizaciones o "inquilinos" de la nube; y accedemos a los servicios y administración de nuestra cuenta a través de un explorador web. Son muy utilizadas para proporcionar correos electrónicos web, aplicaciones en línea, almacenamiento, y entornos de desarrollo y prueba.

Microsoft Azure, Amazon Web Services y Gloogle Cloud son los proveedores más utilizados. Disponen de una gran cantidad de servicios y aplicaciones ya diseñadas, para satisfacer las diferentes necesidades de tu organización. También tienen entornos de desarrollo y una muy buena atención al cliente. Ampliamente recomendados para todas las empresas que comienzan en el mundo Cloud.

Ventajas de las nubes públicas:

  • Costos inferiores: No es necesario adquirir hardware o software; sólo pagamos por el servicio que usamos.
  • Sin mantenimiento: El proveedor de servicios se encarga de todas las mantenciones y de mantener operativo el sistema.
  • Escalabilidad casi ilimitada: Diversos servicios y aplicaciones para satisfacer diversas necesidades, también entornos de desarrollo para opciones más personalizadas.
  • Confiabilidad: Disponen de una amplia red de servidores y data centers que garantiza que no se produzcan problemas.

 

¿Qué es una nube privada?

Una nube privada está compuesta por recursos informáticos que utiliza de forma exclusiva una empresa u organización. La nube privada puede ubicarse físicamente en el centro de datos local de tu empresa o puede ser hospedada por un proveedor de servicios externo; diversos Data Centers para este tipo de servicios.

En una nube privada, los servicios e infraestructura siempre se mantienen en una red privada, y el hardware y software se dedican exclusivamente a tu empresa, esta es la principal diferencia con una nube pública. Los costos son más elevados, ya que debemos considerar además del hardware y software, las diversas mantenciones para su óptimo funcionamiento, sin embargo, el control y seguridad sobre la información es mucho más elevada.

La nube privada permite personalizar de forma sencilla nuestros recursos para cumplir los requisitos TI de nuestra empresa. Las nubes privadas generalmente son utilizadas por Agencias gubernamentales, Bancos, Instituciones financieras y cualquier otra organización mediana o grande que necesite un control total sobre su entorno e información.

Ventajas de las nubes privadas:

  • Más flexibilidad: Tu empresa puede personalizar el entorno de la nube para satisfacer necesidades empresariales específicas, de forma mucho más ágil y sencilla.
  • Mayor seguridad: Los recursos no se comparten con otros "inquilinos" de nube, lo que se traduce en mayores standares y niveles de seguridad.
  • Mayor escalabilidad: Las nubes privadas ofrecen la escalabilidad y eficacia de una nube pública, aunque aumentan los costos de esta implementación.

 

¿Qué es una nube híbrida?

Las nubes híbridas son una solución mixta que mezcla "lo mejor de ambos mundos", ya que combinan infraestructura local (o nubes privadas) con nubes públicas, de modo que las empresas y organizaciones puedan beneficiarse de las ventajas de ambas.

En una nube híbrida, los datos y las aplicaciones pueden moverse entre nubes privadas y públicas para obtener mayor flexibilidad y mejorar las opciones de implementación. Por ejemplo, podemos usar una nube pública para necesidades de gran volumen con menor seguridad como el correo electrónico; y la nube privada (u otra infraestructura local) para operaciones confidenciales esenciales para la empresa como informes financieros y movimientos bancarios.

En las nubes híbridas tenemos la opción de "Ampliación de nube"; es decir que una aplicación o recurso que se ejecuta en la nube privada puede pasar fácilmente a la nube pública cuando se produce una subida en la demanda. Estas subidas de demanda se asocian a eventos estacionales como el Cyber Day o Cyber Monday para el caso del e-commerce, o el envío de formularios de impuestos en ciertas épocas del año. En este punto, la empresa puede fácilmente "ampliarse" hacia la nube pública para aprovechar la mayor cantidad de recursos informáticos.

Ventajas de las nubes híbridas:

  • Control: Tu empresa puede mantener una infraestructura privada para los recursos y servicios más confidenciales.
  • Flexibilidad: Puedes aprovechar los recursos adicionales de la nube pública cuando sea necesario.
  • Rentabilidad: Gracias a la posibilidad de escalar a la nube pública, solo pagarás por la capacidad informática adicional cuando esta sea realmente necesaria.
  • Facilidad: La transición desde la nube privada a pública es más sencilla de lo que parece. Generalmente se realiza una migración gradual; trasladando cargas de trabajo en etapas y momentos específicos.

Conclusiones finales

La estrategia Cloud para tu organización dependerá de las necesidades específicas de tu empresa, del presupuesto y del control de la información que deseen tener. En America Digital News te mantendremos informados de todas las novedades Tecnológicas y Negocios en LATAM.